Ya hace unos cuantos años que visito a responsables de Operaciones, Recursos Humanos, Sistemas Información… y me siento como un médico que detecta muy frecuentemente 2 cuadros clínicos, con necesidad de tratamiento y que normalmente actúan combinados potenciándose mutuamente: El síndrome del Sistema único y el Síndrome de la Integración.

¿Existe el maravilloso sistema único que me cubre todos mis requerimientos? ¿Él Sistema único me va a evitar el coste de realizar integraciones con otras soluciones?

Bueno, una respuesta afirmativa a ambas preguntas parece atractiva…

Está claro que si se realiza una inversión importante en un ERP o en un Sistema de Gestión de Recursos Humanos, lo deseable es que este sistema cubra todas las áreas y no tengamos que poner en juego otro aplicativo en el sistema.

En Planificación lo vemos clarísimo. El esfuerzo por auto convencerse de que si he comprado un maravilloso SAP (gastándome un buen dinero) o un completo Sistema de Gestión de Recursos Humanos, seguro que me cubrirán la planificación, llega a límites insospechados.

Y en medio de esta disyuntiva, acostumbra a salir el mismo argumento con mucha fuerza……..{‘Es que me evito la integración’, ‘Lo tengo todo en el mismo sistema’, ‘Tengo miedo a la integración’, ‘Quiero evitarme problemas’, ‘Es un dolor de cabeza’.}

SINDROME DEL SÍSTEMA ÚNICO: Nuestro diagnóstico

La realidad es que estos sistemas “únicos” tienen habitualmente módulos de Planificación con una mínima funcionalidad y que se quedan muy, muy lejos de una aplicación especializada de planificación algorítmica.

{NO EXISTE EL MARAVILLOSO SISTEMA ÚNICO: Quitemos vendas!!!}

Si realmente vemos en la planificación, no la solución de un problema, sino una oportunidad, el mejor planteo es combinar ese Sistema Corporativo con una aplicación especializada que nos dé, no sólo muchas más garantías de éxito de proyecto, sino un RETORNO MUCHO MAYOR.

La planificación afecta al corazón del negocio, la optimización de la cobertura de servicio contemplando muchos factores y restricciones. Un modelo complejo y difícil que si afrontamos con herramientas no preparadas, supondrán proyectos que acaban generando frustración. ¿Cuántos casos ya he visto que después de intentos fallidos con estos mal llamados módulos de planificación o con desarrollos a medida, se continúa con los Excels? o sencillamente los proyectos han sido un fracaso, o se implantan con cobertura muy baja y complementados con pesadas acciones manuales.

SINDROME DE LA INTEGRACIÓN: Nuestro diagnóstico

Cierto es, que la Integración es una parte delicada de los proyectos.

Cierto es, que para Sistemas de Información es un dolor de cabeza en muchas ocasiones.

Cierto es, que más garantías de reducir problemas tendremos, si los 2 sistemas ya han sido integrados previamente en otros proyectos o de forma estándar.

Pero al final, cuál es el camino, ¿evitar problemas o buscar oportunidades?

A estas alturas de la película, con sistemas más abiertos y tecnología mucho más avanzada, el pretexto de la Integración no puede ser un freno para apostar por un camino que claramente incrementa la eficiencia, la productividad y la explotación de datos.

Redactado por {Carles Ger}, {Director} de Global Planning Solutions